jueves, 17 de agosto de 2017

Nuestro primer fin de semana sin niños

Después de 13 meses desde que nacieron mis hijos, he tenido por primera vez la necesidad de desconectar un poco y dejarlos con los abuelos para poder disfrutar de un tiempo de calidad en pareja y realizar planes que no se pueden hacer con niños.

A principios de verano, el plan era irnos los cuatro un fin de semana de cámping. Pero últimamente los niños aunque aún no andan están muy revoltosos, no quieren estar en brazos casi nunca y no paran ni un segundo, así que junto con mi cansancio acumulado decidimos que era hora de tomarnos un descanso y dejarlos una noche con los abuelos.

Por una parte no pude evitar sentirme un poco mal, pero luego lo pensé y era solo una noche, tampoco era tanto tiempo, además ellos en casa de mi madre están al aire libre, con piscina y tienen a mucha gente pendiente de ellos, por tanto iban a estar muy bien atendidos y se lo iban a pasar bien.

Así que nos decidimos y los dejamos.

En un principio pensamos en irnos fuera, pero finalmente optamos por hacer unos planes que teníamos pendientes de hacía tiempo (desde antes de quedarme embarazada) y como estaban cerca de casa no valía la pena irnos de hotel ni nada por el estilo.

Además después de tanto tiempo, solo el hecho de poder ir de cena para mí era todo un lujo.

Así que el sábado decidimos irnos a Navajas a hacer senderismo por el paraje del Salto de la Novia. Nos gusta mucho hacer senderismo y este plan se quedó pospuesto poco antes del embarazo.

Lo tenemos en la provincia de Castellón a unos 45 minutos de Burriana, en dirección a Teruel. Muy cerca de Segorbe.


 
Llegando al salto de la novia

Fuimos directamente al Salto de la Novia e hicimos senderismo por el paraje, pero también hay rutas en las que puedes salir desde Segorbe y llegar allí.


El salto de la Novia


Nuestro plan, como ya he dicho era hacer senderismo, pero cuando llegamos vimos que está acondicionado para que la gente pase el día allí en merenderos y se bañe en el río. Así que nos queda pendiente volver el año que viene con los peques y bañarnos, ya que nos quedamos con las ganas.

Vista desde la montaña de enfrente


Cuando terminamos nos fuimos a comer a un pueblo cercano llamado Sot de Ferrer, fuimos al típico asador de pueblo de montaña a comer carne a la brasa.


Después nos fuimos a casa, a descansar un poco y arreglarnos para irnos a cenar.

Puerto de Burriana

Fuimos a una Pizzeria en el Puerto de Burriana que está desde hace muchos años pero la han cambiado de sitio y remodelado hace poco, y decidimos ir allí. Por lo demás poco más que destacar, una pizzeria de lo más normal.

Al día siguiente, seguimos con esos planes que estaban pendientes de hacía bastante tiempo.
Fuimos a Villafamés, un pueblo también de montaña de la provincia de Castellón, a unos 20 minutos de la ciudad en dirección a Morella.

Tenemos la suerte de vivir en una provincia en la que tenemos muy cerca la playa de la montaña.
A mí si me preguntan lo típico de: ¿Eres de playa o de montaña? 
La verdad, no se que contestar porque me gustan los dos, tal vez últimamente me tira más la montaña porque la playa la tengo un poco más aburrida y la montaña me parece más aventurera.

Y siguiendo con lo que estamos:

Villafamés está considerado uno de los Pueblos más bonitos de España. 

Y no es para menos, hablar de él y mostraros todas las fotos que hicimos me daría para un post entero, pero como esta no es la finalidad os dejo unas pocas fotos y os recomiendo que lo visitéis si teneis la oportunidad.

El casco antiguo es una pasada, con sus calles y las fachadas de piedras.

Está muy encarado al turismo por lo que podréis encontrar bastantes terrazitas para tomar algo y comer. 
También hay varias  tiendas donde se pueden adquirir productos artesanos, como el vino cosechado en la comarca: "El Magnanimus"

Coincidió que estaban en  fiestas, y de ahí algunas calles decoradas con banderitas











En lo más alto del pueblo está el castillo, es del S.XII pero la torre central fue construida en las Guerras Carlistas





Luego nos fuimos a comer a Villarreal, pretendíamos ir a un restaurante donde nunca he estado y hablan muy bien de él; me fie de google y pensaba que estaría abierto, cosa que me extrañaba porque Villarreal en pleno agosto está bastante muerto, así que lo encontramos cerrado, al igual que casi todos los restaurantes del pueblo y terminamos comiendo en un chino. No todo tenía que salir perfecto...

Después nos fuimos ya a por lo peques, que los eché de menos mucho más de lo que pensaba, y me moría ya por verles.








jueves, 10 de agosto de 2017

Así fue como elegimos el nombre de los gemelos

En nuestro caso nos decidimos de forma rápida a la hora de elegir los nombres.
De hecho ya teníamos pensado un nombre de niño y una de niña antes incluso de que llegara el momento de formar una familia.

Tuvimos la suerte de ponernos de acuerdo enseguida.

En cuanto al nombre de niño, yo siempre lo he tenido claro desde jovencita.

Sí: mi reloj biológico lo tengo activado desde que tengo uso de razón, jajajja y tanto ha sido así que me llegaron dos de golpe 😅

Siempre había pensado que si algún día tenía un niño se llamaría Marc. En cuanto a nombres de niña habían muchos que me gustaban, así que dependiendo de la temporada prefería unos u otros. 


Pero en el nombre de niño no ha habido nunca duda: Marc y con pocas opciones ha negociar, jejeje. Suerte que a mi marido le gustó.
El mismo día que nos dieron la noticia de que veían dos,os lo cuento aquí, se quedó casi confirmado que eran varones. Aunque la ginecóloga nos dijo que lo confirmaríamos seguro en la siguiente ecografía.

Así que ya nos pusimos a pensar más en un segundo nombre para chico que para chica.

En un primer momento lo ví un poco complicado, porque así como nombres para chica me gustan muchos, para chicos no tantos. Hay muchos nombres que no es que no me gusten, pero que tampoco me dicen nada. 


Así que ese primer día por la noche nos pusimos a decir muchos y ninguno nos terminaba de convencer. Entre ellos estaban: Hugo, Adrián, Cristian...
Al día siguiente por la mañana, nada más despertar seguí pensando en nombres y me dije:  

 "Voy a buscar alguno en valenciano igual que Marc"

El primero que me vino a la mente fue Guillem, pero aunque me gustaba no lo terminaba de ver.

Así que seguí pensando en más nombres en valenciano y entonces me vino Jordi. 

Y dije: "Este sí"

Al rato cuando despertó mi marido me dijo: "Se me ha ocurrido un nombre, Jordi"

Y me reí.

Y así fue como quedó decidido el nombre de nuestros hijos. 



Luego quedaba decidir quien sería Marc i quien Jordi; eso lo dejamos para más adelante.

Hacía mitad-final del embarazo mis familiares me decían que el primero en nacer debería ser Marc, porque era el nombre que siempre me había gustado.

Pero esa idea la descarté inmediatamente porque me parecía una forma de empezar con favoritismos. Para evitar eso debía buscar alguna manera aleatoria.

Mi hermana me dio la idea de decidirlo por orden alfabético; y así fue cómo lo hice: Jordi sería el primero en nacer y Marc el segundo.

¿Y a vosotros, os costó mucho elegir el nombre de vuestros hijos?

En caso de que tengáis gemelos del mismo sexo ¿como decidistéis quién sería quién?

viernes, 4 de agosto de 2017

Productos de puericulturas más usados durante el primer año

Hoy vengo a contaros  cuales han sido los productos de puericultura que más hemos usado con los gemelos durante su primer año; así si estas embarazada de gemelos puedes orientarte un poco. Aunque en cada casa y dependiendo de cada niño y cada situación a unos se nos adaptan mejor unas cosas u otras.

Para mi, el utensilio por excelencia, y más si tienes gemelos es sin duda la hamaquita.
Va muy bien para muchas cosas:

  • Para mecerlos a los dos a la vez en caso de que lloren o para intentar dormirlos.
  • Para que jueguen, ya que con los muñecos colgantes se entretenían un montón.
  • Para dormirse ellos solos y hacer la siesta en ella; ya que se van meciendo, se relajan y se duermen.
  • Y sin duda, lo que me salvó la vida: para darles el biberón a los dos a la vez; así tú adelantas faena y no tienes que hacer esperar a uno de los dos con el riesgo de que empiece a llorar.

Los chupetes
Sobre ellos haré un post aparte, contandoós el uso que le hacemos. No hemos probado muchas marcas pero los que más les gustan y ya no compro otros son los de la línea clasic de Tutete. 




Los biberones

No les di pecho así que un producto indispensable donde los haya. Haré también un post sobre la marca de biberones que usamos. 




El escurrebiberones
Me parece un utensilio de lo más práctico e higiénico.




Las cunas 
No prácticamos colecho, desde el primer día duermen en su cuna y sobre los 8 meses los pasamos a su habitación. También haré un post sobre sus rutinas de sueño.




Bañera-cambiador
Los bañamos en ella hasta los 8 meses y medio o nueve que ya sabían sentarse bien y los pasamos a la grande. Como cambiador lo seguimos usando mucho ya que mi casa tiene dos alturas, y la tenemos en la primera planta que es donde estamos de día, para cambiar los pañales y también los vestimos ahí. Así que hasta que llegue la operación pañal creo que la seguiremos usando.



Saco de invierno del carro de Baby Monsters

Además de para ir por la calle con el carro. También lo usamos para dormir este invierno en la cuna. Ya que no hay manera de hacerles dormir tapados y probamos a ponerles el saco y fue todo un acierto. Han dormido todo el invierno muy bien y muy calentitos. 



El carro gemelar Baby Monsters Easy Twins
Por supuesto, no puedes ir sola a ningún sitio con los dos si no llevas el carro. De porqué elegimos este carro y que resultado nos está dando haré otro post.




Bolso maternal

Lo uso para ir con ellos a cualquier parte, además desde que nacieron, prácticamente he dejado de usar bolso propio, y en el maternal pongo también todas mis cosas. Es de Mayoral y me está dando muy buen resultado. 



Manta de actividades

Hasta que empezaron a sentarse bien jugaron mucho en ella. 



Vajilla

Desde los 5 meses que empezamos con la alimentación complementaria, son un imprescindibles. Usamos las de la marca Saro Baby que nos regalaron cuando nacieron. 




Tronas

Las empezamos a usar alrededor de los 6 meses. Ahora cuando terminan de comer y de cenar, la mayoría de días se quedan dormidos (ya que son reclinables) en ellas y de ahí los pasamos a la cuna. Así que aparte de para comer también le damos otro buen uso.



¿Y a vosotros que productos os parecen indispensables para el primer año de vuestros bebés?

martes, 1 de agosto de 2017

Ir con gemelos a la playa y no morir en el intento

Desde el verano pasado cuando mis hijos tenían un mes de vida ya todo el mundo me estaba avisando de lo complicado y la locura que sería tener que ir con gemelos a la playa:"Que si cuanto trasto, que si con los dos me volveré loca..." En fin, esa manía que tiene la gente de opinar de todo...

Pues bien, pasó un año y llegó el momento de ir a la playa y tras haber ido ya cuatro o cinco veces con ellos me encuentro en posición de decir: "Que vale, no es lo más cómodo del mundo, pero es muy factible y que no es ninguna locura"

Además si tenemos en cuenta que con dos bebés de 13 meses, que no andan aún, que se distraen con las cosas con un periodo de tiempo demasiado corto, y que con estos calores no sabes muchas veces muy bien donde meterte, la playa es una buena opción.




También tengo que decir que tenemos la suerte de que mis padres tienen una casa de verano con piscina, allí están al aire libre, se lo pasan muy bien y para nosotros es lo más cómodo.

Aún así también nos gusta ir a la playa porque es diferente para ellos, además cuando vamos se les nota que les gusta y lo disfrutan. ¿Porque les vamos a privar de ello solo porque para nosotros no sea cómodo? Además al estar agusto se relajan, y no se pasan media tarde quejándose, y por consiguiente los padres también estamos más relajados. 

 
Así es como nos organizamos:


Vivimos a unos 3 kilómetros de la playa, así que nos dejamos el carro en casa y vamos con coche, lo dejamos en la zona de aparcamientos y vamos con los niños en brazos hasta la orilla de la playa, llevar el carro y que se pringue todo de arena es una opción que ni me planteo.

Llévamos dos bolsas, así que yo llevo un niño y una bolsa y mi marido más de lo mismo.

Qué llévamos en las bolsas de la playa:

  • 4 toallas, una para cada uno.
  • Una botellita de agua para cada niño y una grande para nosotros. 
  • Una bolsa de aseo con peine, la protección solar de los niños y la nuestra. Mis hijos tiene piel atópica y la protección que estoy usando para ellos es "Protextrem. Atopic Kids" Me la recomendaron en la farmacia y me está gustando mucho. Estoy usando el formato de crema pero también está disponible en spray y cuando se me termine esta la probaré.  
  • Gorrita para los niños 
  • Una bolsa con pantalón y camiseta limpia para cambiarlos al volver, pañales y toallitas.
  • Monedero con llaves, cartera, móviles y gafas de sol.

Pues sí, todo esto y nada mas es lo que llevamos



El primer día que fuimos también llevé una bolsa a parte con cubos y paletas para que jugaran los niños, pero una vez allí vi que pasaban de ellas, que preferían jugar con la arena, las piedras y el agua y que no hacían caso de los juguetes, así que los he guardado para el año que viene, y de momento un trasto menos.

Nunca he tenido costumbre de llevarme a la playa hamacas, ni esterillas, siempre he extendido la toalla en la arena y ya está. Así que este año aún menos.

Tampoco he llevado nunca sombrilla y este año tampoco, pero siempre vamos a partir de las 17:30h cuando los niños ya han merendado.

Eso sí, bien cubiertos de protección solar y la gorrita y la camiseta solo se la quito el rato que estan dentro del agua. Hay que tener mucho cuidado con el sol y evitar las horas centrales del día, y más con los niños.

Bien, reconozco que al tener la playa cerca de casa solo vamos un ratito y por tanto te evitas llevar comidas, sombrillas (que en ese caso sí que sería necesario), y un sinfín de cosas más.

El año que viene cuando sean más mayores y salgamos más sí que iremos a pasar el día en el pinar de la playa, pero ese será otro cantar que ya os contaré para entonces.

Lo que más me resulta engorroso de ir a la playa con los niños es el momento de volver a casa y tener que quitarnos una parte considerable de arena para evitar llenar el coche demasiado de esta, ese sí que reconozco que es un momento un poco caótico.

Cuando publiqué este post creía haber encontrado la solución a este problema: La playa de piedras. Llegamos a ella un día un poco por casualidad y la verdad que aunque siempre he sido reacia a este tipo de playa y en principio no estaba muy convencida, para mi sorpresa estuvimos muy agusto tanto los niños, como mi marido y yo.


Además la vuelta a casa sin apenas arena fue muy cómodo.


Quedé en un principio tan contenta de la playa de piedras que además de decidir que el resto del verano iríamos a ella, me lancé a escribir este post contando que era la mejor del mundo, pero ciertamente me precipité y ahora me toca modificarlo.

Volvimos una segunda vez y esta vez ya no fue lo mismo, no se si porque en la zona donde nos pusimos esta vez las piedras estaban colocadas diferente o eran más grandes pero fue muchísimo más incómodo andar por ellas y además lo que me decidió a no volver a ella fue que vi muy peligroso ir con los niños en brazos descalza para entrar al agua, no iba nada segura andando.


Así que decidimos volver a la playa de arena. Sí, es mucho más sucia pero los niños se desplazan mejor, nosotros también y para volver a casa, con paciencia nos quitamos toda la arena que podemos.

Cuando finalice el verano pasaremos la aspiradora por todo los rincones del coche y listo.

¿Y vovotros vais a la playa con los peques? ¿Cuales son vuestros trucos para poder hacerlo lo más llevadero posible?

viernes, 28 de julio de 2017

Como sobrevivir a 5 semanas de reposo en un hospital


Cómo ya os conté en la entrada de mi embarazo estuve cinco semanas de reposo en la cama de un hospital. Hoy os quiero contar cómo lo viví.

Por el tipo de embarazo que tenía, sabía que seguramente me tocaría hacer reposo y siempre pensaba: "En caso de que me toque hacer reposo absoluto prefiero que sea en un hospital porque en casa no se si seré capaz porque querré hacer esto, aquello otro...además mi casa tiene escaleras y me tocaria quedarme a dormir en el sofá, o no bajar de la habitación para nada"


Total, que si hay alguien ahí arriba bien que me escuchó, porque vamos cinco semanas no es "moco de pavo"...

Bueno, la primera semana en el hospital, la verdad que fue la peor, lo pasé más que mal por el pánico a que nacieran mis hijos demasiado pronto, solo estaba pendiente del calendario y de que pasaran los días rápidamente. 



Tal era mi paranoia, que aunque pasadas las primeras 48 horas me daban permiso para poder ir al aseo no lo hacía, más que una vez al día como mucho. Hacía pis en la cuña, no es lo más cómodo pero para mi era lo más seguro, no quería levantarme las cincuenta veces al día que me daban ganas de hacer pis. 

Conseguí liar a los auxiliares para no tener que levantarme a ducharme durante los primeros cuatro o cinco días, y me lavaban ellos en la cama. Hasta que se dieron cuenta que ya tenía permiso de los médicos y me obligaron a ir a la ducha. Desde luego que mi pelo lo agradeció, pero os puedo asegurar que en una situación así una preocupación tan común como tener el pelo limpio y aseado, pasa a un tercer o cuarto plano.

Tal y como iban pasando los días y al ver que mi cuerpo estaba respondiendo bien al tratamiento, que apenas tenía contracciones y que todo estaba quietecito por ahí dentro (exceptuando patadas y cabezazos a todas horas), me iba relajando. Y aunque seguía muy pendiente del calendario, descontando días, descontando semanas, poniéndome pequeños objetivos, la verdad es que todo empezó a ser más llevadero y ya iba buscando distracciones ajenas a mi situación para estar más entretenida.

En el hospital que estaba ingresada es de habitación doble, así que tenía compañera de habitación, esto aunque en principio parece que sea un poco engorroso, porque pierdes parte de intimidad, la verdad que si te encuentras físicamente bien, sin ningún dolor y te apetece tener compañía al final es de agradecer.


Tuve la mala suerte de estar las dos primeras semanas con una compañera que no se relacionó conmigo. Hay gente para todo en esta vida, que le vamos a hacer.

Pero luego me cambiaron de habitación y estuve con otra chica muy simpática con la que si tuve relación, y aunque ella es de Gandía y no nos hemos vuelto a ver seguimos hablando por whatsapp de vez en cuando.

Al final, sus visitas eran mis visitas y las mías las suyas; entre todos hacíamos tertulia, y eso en un hospital donde no pasan las horas es de agradecer.

Para mí la mejor distracción para que pasen las horas rápidamente era esa: la compañía.

Ya fuera de la compañera, las visitas, mis acompañantes, o de la enfermera de turno simpática que cada vez que entraba a cambiarnos la medicación nos contaba que había hecho en su día libre.

Desde aquí quiero aprovechar para dar las gracias a todos los sanitarios que trabajan en la Seguridad Social, que además de ser unos grandes profesionales, tuve la suerte de topar con personas simpáticas y agradables.

Pero además de la compañía a ratos tenía que buscar otras distracciones, así que os dejo una pequeña lista de las cosas que puedes hacer estando de reposo:

 
-Lee, a mi al principio me costaba concentrarme pero cada vez me iba resultando más fácil y me leí un par de libros. Si estas esperando gemelos es de lectura obligatoria: "El gran libro de los gemelos" de Cooks Feenstra.

-Navega por internet, lee noticias, habla por whatshapp, compártelo en las redes, como por ejemplo instagram. 

La primera semana en el hospital, yo no tenía ni fuerzas para compartirlo en instagram, a pesar de que llevaba compartiendo todo el embarazo, pero cuando ya me encontraba anímicamente mejor empecé a hacerlo y la verdad que los mensajes de ánimo de la gente, también te reconfortan mucho.
Busca también historias de mujeres que hayan pasado por lo mismo, siempre tranquiliza un poco ver cómo al final casi siempre todo sale bien.

-Ve la televisión, y sí si hace falta consume telebasura un rato, que en un momente así, no viene mal evadirse de cualquier forma tonta de tus problemas.

-Pide a la gente que vaya a visitarte, yo no lo hice, por no molestar a nadie, pero la verdad que en un momento así es lo que más se necesita. Y yo no tuve todas las visitas que me hubieran gustado; además luego cuando nacen los niños sí que quiere ir todo el mundo enseguida, así que un poco de compasión y que hagan el pequeño esfuerzo que para tí, te da literalmente, la vida en un momento así.

-Aprovecha para acariciar y hablarle a tu/s hijo/s. Yo les pedía mucho que aguantaran, y me hicieron caso,...

-También puedes hacer crucigramas, sudokus, punto de cruz,...si tienes alguna afición de estas es el momento de dedicarle todo el tiempo que muchas veces te gustaría y no puedes. Además despues ya no vas a tener nada de tiempo para estas cosas.

Y con esto, quería finalizar este post dando muchísimo ánimo a las mujeres que en este momento esten pasando por una situación parecida y deciros que aunque se hace muy pesado y que en este momento seguramente se os haga todo un mundo, al final todo sale bien y que cuando tengáis a vuestros hijos en brazos veréis que todo habrá valido la pena.

Yo siempre digo lo mismo, y no me canso de decirlo: "Volvería a pasar una y mil veces todo lo que pasé, con tal de que mis hijos nacieran tan sanos y fuertes como lo hicieron"

Porque ese es, sin lugar a duda, el regalo y la recompensa más grande

martes, 25 de julio de 2017

Son gemelos o mellizos?


Desde que tengo a mis hijos, me he dado cuenta que la gente  desconoce las diferencias entre gemelos y mellizos

La verdad que antes de quedarme embarazada no tenía ni idea de todo esto, pero creo que nunca me había parado a pensar en estas diferencias, ya que tampoco he tenido casos de gemelos o mellizos cerca hasta ahora; en cambio por los comentarios que me hace la gente en la calle veo que quieren diferenciar entre unos y otros pero no lo tienen nada claro.


Gemelos idénticos (mis hijos)

Así que voy a intentar arrojar un poco de luz en este tema
 
La diferencia principal es que los mellizos vienen porque la mujer ovula doble y los dos óvulos son fecundados, cada uno por un espermatozoide distinto, entonces se forman dos embriones.

Por tanto, los mellizos, no son idénticos, yo siempre digo que son hermanos normales pero que nacen a la vez, pueden parecerse mucho o poco, ser dos chicos, dos chicas o chico y chica.

El hecho de que la mujer ovule doble es hereditario, por eso a veces se dan casos de varios pares de mellizos en una familia. Normalmente dicen que se salta una generación, pasa de la abuela a la nieta.

En cambio el caso de los gemelos se produce porque un óvulo ya fecundado se divide y forma dos embriones; es decir es el mismo óvulo y el mismo espermatozoide que se han dividido.

Por tanto, estos son gemelos idénticos, ya que llevan la misma carga genética, tendrán el mismo color de ojos, de pelos, etc,...y serán siempre del mismo sexo; esto parece una tonteria recalcarlo, pero es que yo a veces me cruzo con gente por la calle y me dice: " Uy! gemelos de los que son completamente iguales" y yo les digo: "Si" y luego me preguntan:Y que son chico y chica?....

Esto no se sabe porque ocurre y se supone que es azar, ya que no hay estudios científicos que dén con el motivo.



Aunque actualmente, se esta empezando a sospechar que pudiera haber algún componente genético ya que se estan dando casos de mujeres que tiene dos parejas de gemelos o dos hermanas que ambas tienen gemelos; pero la verdad que de momento no hay estudios que aclaren nada.

Yo por si acaso me quedo como estoy no sea cosa que me venga otro par 😂 .....que conste que estoy encantada con mis hijos, pero otra pareja de gemelos me parece "demasié"

Luego está también el tema de las bolsas, que si los mellizos van en dos, los gemelos en una,...

Vamos a ver: por una parte tenemos la placenta y por otra la bolsa de líquido amniótico.




En el caso de los mellizos, siempre van cada uno con su bolsa de líquido amniótico y su placenta. Ya que desde el primer momento se han creado dos embriones, luego se crea una bolsa de líquido y una placenta para cada uno.

En el caso de los gemelos idénticos depende del momento en que se divida el zigoto y se formen los dos embriones:

  • Si la división se da durante los primeros tres días, desde que se ha fecundado el óvulo, cómo aún no hay nada formado, se formará una bolsa de líquido y una placenta para cada uno de los embriones.
  • Si la división se da entre el tercer y séptimo día, habrá una placenta para los dos, ya que esta se formó antes de la división; y una bolsa de líquido para cada uno ( es decir, dos) porque esta se forma unos días más tarde.
  • Y por último, si se forma después del séptimo día habrá una sola placenta y una sola bolsa porque ya estaba todo formado cuando se produjo la división.

El caso más común en los gemelos es el segundo; es decir que vayan cada uno en una bolsa de líquido y en la misma placenta; mi caso era este. 

 
Pero como veis, los gemelos idénticos, aunque se de en pocos casos, pueden ir también cada uno en su placenta. De hecho es tan poco común que los médicos cuando ven la primera ecografía, al ver dos placentas dan por sentado que son mellizos.

Luego una vez han nacido puede pasar que si son del mismo sexo, son muy iguales y además comparten el mismo grupo sánguineo, los padres pueden tener dudas. En caso de que quieran salir de ellas se pueden hacer unas pruebas genéticas a los niños a partir de los seis meses y así saberlo con exactitud.

Pero vamos, que esto es en caso de que los padres quieran saberlo para quitarse esa inquietud, sino no es necesario hacerlo.

¿Conociais las diferencias entre gemelos y mellizos? ¿Sabiais que los gemelos también pueden ir en placentas distintas, o os ha sorprendido?

jueves, 20 de julio de 2017

Que significa correr para mi

Siempre he sido una persona sedentaria, nunca he practicado ningún deporte.

De niña fui a clases de ballet, sevillanas, gimnasia rítmica y luego de adolescente fui unos años a clases de aeróbic (pero nada demasiado en serio)

Llegó la época de la universidad y por incompatibilidad de horarios y un poco también por comodidad dejé de practicar todo tipo de actividad física. 

En el año 2013, después del verano, cuando llega septiembre y la época de nuevos propósitos, decidí que debía perder esos kilos de más que ya llevaba acumulando desde hacía unos cuantos años; así que debía empezar a moverme.


En ningún momento se me pasó por la cabeza ponerme a correr: Decidí salir a andar todos los días. Busqué una ruta cerca de mi casa (de unos 3km) y me puse a ello.

Los primeros días llegaba a casa bastante cansada, pero después de una semana me di cuenta que lo que estaba haciendo era muy poca cosa, que cuando llegaba a casa me sentía igual y no me suponía ningún esfuerzo.

Entonces me vino la brillante idea de probar a correr algunos metros ( a mi!!! que nunca en la vida me hubiera visto corriendo!!! que me agobiaban todos los deportes en los que notaba que me faltaba un poco el aliento!!! que me quería morir cuando en el instituto nos hacían hacer el odiado test de cooper!!!); pero sí lo intenté y me puse a ello.

Los inicios fueron muy lentos, no se me ocurrió buscar por internet, ni en otro sitio ningún plan de entrenamiento. Lo hice a mi manera.

Corría unos metros y cuando me faltaba el aliento paraba y seguía andando y así poco a poco viendo como cada día iba aguantando un poquito más me fui motivando.

Para que os hagáis una idea “de lo verde” que estaba, al principio no corría ni un minuto seguido, y luego andaba siete u ocho minutos.( me rio yo cuando hay personas que dicen: “Yo el primer día no aguanté ni diez minutos”)

Pero como si algo tengo es que soy una persona constante y comprometida con las cosas que me propongo, con constancia y voluntad lo conseguí.


Sin darme cuenta empecé a engancharme a esto del “running” 


Y a partir de ahí, empecé a buscar información en internet, a tomarme mis entrenamientos en serio, con metas más exigentes con el objetivo de ir sumando kilómetros y de sentirme cada vez mejor conmigo misma. 




En uno de mis entrenamientos

En agosto de 2014 hice mi primera carrera de 5km.

A los pocos meses de empezar a correr e ir a por el objetivo de los 5km ya poco me importaba mi aspecto físico y el perder esos kilos de más; porque es verdad que estaba adelgazando y en ese sentido estaba cumpliendo mi objetivo, pero ya no era ese el único motivo para calzarme las zapatillas y salir a correr casi cada día.

Porque de repente fui consciente de que no era solo un cambio físico lo que estaba experimentando, sino también uno mucho más importante: Un cambio mental y psicológico.

Me siento con más confianza conmigo misma, capaz de superarme, capaz de poder conseguir aquello que me proponga. Porque si algo me ha enseñado el "running" es que los obstáculos y los límites nos los ponemos nosotros. 


Cuando termino de correr, aunque este muy cansada, me siento con mucha energía, contenta y con un estado de ánimo positivo, (esto es debido a que nuestro cuerpo libera endorfinas mientras corremos. Haré un post donde hablaré detenidamente de esto) así que como me gusta sentirme así de bien, voy a seguir quemando zapatillas por muchísimo tiempo más.

Ahora como os podréis imaginar con dos bebes de 13 meses en casa no salgo todo lo que me gustaría. Lo hago tres veces por semana, cuando antes lo hacía cuatro o cinco; pero soy consciente de mis limitaciones, y dentro de mis posibilidades disfruto todo lo que puedo de este maravilloso deporte que tanto me aporta.

¿Y vosotros, también os gusta correr, o practicais algun otro deporte?

viernes, 14 de julio de 2017

La noticia que nunca esperas: "Que vienen dos"


Despues de la primera falta, un 29 de octubre de 2015 me hice el test de embarazo en casa y ahí estaba la gran noticia: "Estaba embarazada".; y lo que no sabía es que "la verdadera gran noticia estaba aún por llegar"....

A los pocos días fuí a la matrona y me dio cita para analíticas, más consultas con ella y la primera ecografía. Como durante todo el embarazo he ido por la Seguridad Social la primera ecografía no me la hice hasta la semana 12, un 23 de diciembre de 2015, justo el día que cumplía las 12 semanas.

La espera para que llegara "el día D" se me hizo un poco largo la verdad, pero a parte de eso transcurrió todo con mucha normalidad, no tuve demasiados síntomas y estaba muy bien y muy contenta.

Por fin llegaba el día y allí que me fui con mi madre (ya que mi marido no pudo venir por trabajo), llegamos al hospital y después de más de una hora en la sala de espera me hacen pasar.

Me tumbo en la camilla y nada mas la ginecóloga puso el aparato en mi vientre y apareció la primera imagen pensé. "Uis! cuantas cosas pequeñitas por ahí flotando",...pero con toda la inociencia del mundo, pensando que era de lo más normal, y sin pensar nada más (claro, una no va a su primera eco pensando: "a ver si hay uno o dos,...." o por lo menos no en mi caso) 





Y de repente la ginecóloga soltó por su boca la frase que empezó a cambiar mi vida: "Uy! pero si aquí tenemos a dos pequeños"

Mi reacción inmediata fue ponerme a llorar, no lloraba de tristeza, ni de alegría,...simplemente lloraba. Fue un momento de auténtico caos:

  • -La enfermera gritando de alegría: "Que bonito, que bonito"
  • -Mi madre se puso casi igual de nerviosa que yo y no paraba de decirme: "Tranquila tranquila, que te ayudaremos en lo que necesites",.... y
  • -La gine empezó a soltarme a "rajatabla" todos los riesgos de un embarazo gemelar

(Ahora mientras lo redacto, lo recuerdo y no puedo evitar que me de la risa)

Yo no me enteraba de nada porque mi cerebro estaba en shock y era incapaz de prestar atención y mucho menos asimilar tanta información; así que pensé: "Sé que me está contando cosas importantes y no soy capaz de enterarme de nada, luego cuando este más tranquila le digo que me lo vuelva a explicar".

Afortunadamente ella se dio cuenta y cuando me vio más tranquila me lo volvió a repetir todo, sin tener que pedírselo yo.

Salimos de la consulta y llegé a casa, al rato llegó mi marido de trabajar y le solté la noticia; él la verdad que se puso al instante super contento, sólo veía cosas positivas de tener gemelos, yo seguía llorando y seguía en shock,...seguía igual, ni triste ni contenta, solo estaba intentando asimilar lo que me acababan de comunicar.

Ese día estuve toda la tarde flipando, se me pasaron las horas volando sin hacer nada, sentada en el sofá hablando con mis familiares por teléfono.

La verdad que la reacción de mi familia y sobre todo ver lo contento que se puso mi marido me ayudó a  verlo desde el primer momento como algo bonito y en ningún caso como un problema.

Al día siguiente, me levanté super contenta y feliz; empecé a sentirme afortunada de poder convertirme en mamá de gemelos y la verdad que a día de hoy con mis hijos recién cumplido su primer añito me siento igual de afortunada.

¿Y tu, como asimilastes la noticia? ¿También te pilló tan desprevenida o sabías que tenías probabilidade
s?

martes, 11 de julio de 2017

Que meter en la bolsa del hospital para el parto

En esta entrada quiero hacer la lista de los utensilios necesarios para llevar al hospital en el momento que nos ponemos de parto 




Junto con la habitación del bebé, ropita, etc,...esta es una de las cosas que también hace mucha ilusión preparar, por eso nos venimos arriba y terminamos poniendo un montón de cosas que no vamos a utilizar.

En mi caso, como siempre tenía en mente que me podían ingresar por Amenaza de Parto, o cualquier otra complicación, al ser un embarazo gemelar, ya la preparé en la semana 29; además también se junta que soy demasiado previsora y muchas veces "me come el ansia viva". Pero de verdad que no hace falta prepararla tan pronto,...

Bueno y ahora vamos allá con la lista, iré poniendo lo que yo me llevé e indicaré las cosas que no llegué a usar.

Para la mamá:
-Ropa interior: Si vas a dar el pecho, llevate los sujetadores de lactancia. En cuanto a las braguitas yo compré desechables para esos primeros días que vas a manchar bastante y no tener que desperdiciar las tuyas, u otra opción sería algunas viejas que ya quieras retirar.

Las desechables las usé también los primeros días en casa

-Patucas de estar por casa.

-Bolsa de aseo: con lo justo y necesario para estar limpia: cepillo y pasta de dientes, peine, colonia y jabón.
Leí en una lista que me bajé de internet que me llevara también un poco de maquillaje para estar más favorecida cuando recibiera visitas; y voy y me lo llevo...de verdad, no hagáis esa tonteria...recién parida, medio dolorida, sangrando y con tu bebé con apenas 24 horas de vida intentando que se coja al pecho, cambiarle pañales, etc....en lo último que vas a pensar es en estar guapa cuando vengan las visitas. Sobre ellas haré también un post a parte.

-Luego me llevé también compresas, pero no me hicieron falta, ya que en el hospital te proporcionan todas las que necesitas.

-También te puedes llevar un camisón tuyo para estar un poco más favorecida, yo no me lo llevé y usé el del hospital, además ten en cuenta que esos primeros días estarás sangrando y te lo puedes ensuciar, así que yo no me llevaría uno que apreciara demasiado.


-Coletero y horquillas para recogerte el pelo y estar más cómoda.

-Documentación

-Cartilla del embarazo

-Móvil y cargador

-Cámara de fotos


Para el bebé (o bebés como en mi caso):
-Conjunto de ropa para el día que os den de alta.

-Manta o arrullo según en la estación del año que nazcan; mis hijos nacieron el 14 de junio y lleve un mantón de hilo fino.

-Crema de pañal 


-Toallitas, me llevé un paquete y me quedé corta. El meconio ensucia muchísimo, suerte que me trajeron un paquete de regalo con productos de higiene de bebés y llevaba toallitas. De todas formas en mi caso eran dos bebés, así que seguramente tendréis bastante con una; pero si también tienes gemelos lleva dos.

-Pañales, yo me llevé también, pero tampoco hacen falta ya que en el hospital proporcionan también todos los que necesites; también dan alcohol y gasas para el ombligo.

-Chupete, yo no los usé en el hospital, de hecho mis hijos tardaron unas semanas en cojerlos, pero yo me los volvería a llevar, porque nunca se sabe.

-Pijamas o bodys para estar esos días en el hosipital:

Lllevé un par para cada uno pero sólo los usé algún rato, ya que en el hospital les ponen ropita de allí, y por las mañanas cuando va la pediatra a revisarlos tienen que llevar esa ropa ya que es más fácil de abrochar y desabrochar; yo ahora no llevaria nada, vale que queramos ver a nuestros bebés bonitos, pero al final en esos días pesa lo práctico y no hace falta estar vistiéndoles y desvistiéndoles sino es necesaio. Luego ya tendremos tiempo de sobra para vestirles cómo más nos guste.

-Gorritos y manoplas: El gorrito sí que lo usé mucho ya que el del hospital es feo hasta decir basta, y les puse uno más bonito. Os doy una idea, si tenéis mascotas les podéis quitar el del hospital y llevársela para que vaya conociendo el aroma del bebé. Nosotros lo hicimos así; yo en mi casa no tengo animales pero mis padres sí. Así no tienes que desperdiciar ninguna prenda nueva del bebé.
En cuanto a las manoplas van muy bien para que no se arañen la cara, ya que los primeros días da un pelín de apuro ponerte a cortarles las uñas.

Para finalizar, quiero aclarar que mis hijos nacieron en un hospital público y las cosas que he ido diciendo son las que proporcionan allí; no se como funciona en un hospital privado.

miércoles, 5 de julio de 2017

Cómo viví mi embarazo


Cuando te dicen que llevas gemelos, lo siguiente que te comunica el ginecólogo es que el embarazo gemelar es un embarazo de riesgo y empieza a explicarte esos posibles riesgos; por eso una vez has asimilado la noticia empiezas a preocuparte y buscas toda la información que puedes.

Yo personalmente me interesé mucho en historias personales de otras mamás de gemelos porque aunque cada caso es un mundo siempre es tranquilizador ver cómo casi siempre todo sale bien.

Por eso voy a redactar mi historia para poder ayudar a quien lo necesite.

El principio del embarazo lo pasé muy bien, no tuve demasiados síntomas: ni náuseas, ni vómitos, ni aversión por los alimentos, etc,...

Mis preocupaciones empezaron alrededor de la semana 24 cuando empecé a sentir contracciones.


Semana 25 de embarazo
 
Eran contracciones de Braxton Hicks; estas contraciones en principio no son preocupantes ya que no son de parto. Se dan a lo largo de un embarazo para preparar al útero cuando llegue el parto, de hecho si estas contracciones no se produjeran luego el parto aún serían más doloroso.

En general, en un embarazo de un feto, la mujer no las suele ni a llegar a notar, ya que no son dolorosas y suelen durar alrededor de unos 30 segundos. Si las nota será hacia el final del embarazo y tendrá muy pocas al día.

Estas contracciones pueden llegar a ser peligrosas, ya que podrían ponerte de parto, cuando tienes muchas seguidas y rítmicas o si son dolorosas. Por ejemplo: cada 5 o 10 minutos; o mas o menos 5 o 6 en una hora.

En mi caso empecé a notarlas con bastante frecuencia (unas 5 o 6 en una hora) a partir de la semana 24, como ya he dicho anteriormente. No notaba dolor sólo notaba cómo se me ponía la barriga dura como una piedra y según lo fuerte que fuera podía llegar a notar cierta presión.

Así empezó mi calvario y cada dos por tres me iba a urgencias. Siempre me decían lo mismo, que el cuello del útero lo tenía largo y no me lo modificaba y por tanto no me desencadenaban el parto.

En la semana 28 estuve toda una tarde con un montón de contracciones, así que una vez más me fui a urgencias y me quedé ingresada. El cuello estaba largo y no se modificaba pero incluso allí con la medicación que me dieron no me paraban las contracciones y me ingresaron para tenerme en observación. Estuve un par de días y aunque seguían sin cesar, cómo el cuello seguía igual me mandaron a casa.

Siguió todo con normalidad, hasta la semana 30+6 que fui a revisión. Yo me encontraba perfectamente, me hicieron primero una ecografía y los niños estaban muy bien y habían aumentado bastante de peso desde la última revisión.

A continuación me midieron el cuello del útero (puede ser que si has tenido a tus hijos de uno en uno esto te suene un poco "a chino"; la medida del cuello no es algo que se suela controlar en un embarazo de un solo feto, pero en los embarazos gemelares lo van revisando a partir de la semana 22 más o menos, para poder predecir la probabilidad de Amenaza de Parto Prematuro) y sorpresa, me media prácticamente la mitad que hacía una semana. Media unos 25mm, no dejaba de ser una medida normal para las semanas de embarazo, pero sí estaba muy justito y además se había reducido muchísimo en poco tiempo.

Me dejaron ingresada y con la medicación por vena puesta: el tractocile: es una medicación para parar las contracciones, es lo más fuerte que te pueden poner y si esto no funciona y te pones de parto, ya no se puede parar de ninguna manera.

A la mañana siguiente me volvieron a medir y me media 10mm; se había vuelto a reducir bastante, así que me trasladaron de hospital porque en el que estaba no hay UCI de neonatos y allí no podían nacer.

Llegué al otro hospital y cada vez tenía más contracciones. No había manera de pararlas, pero continuaban siendo sin dolor; aún así no me dejaron comer nada en todo el día porque no descartaban que tuvieran que hacerme la cesárea de un momento a otro.

Os puedo asegurar que no he pasado más miedo en mi vida, no podía soportar pensar que mis hijos iban a nacer en la semana 31 de embarazo y con apenas 1,500Kgs cada uno.

Poco a poco las contracciones empezaron a parar y a partir de ahí todo se estabilizó, la medicación empezó a hacer efecto. El cuello no disminuyó más, las contracciones pararon y fueron pasando los días, y yo me iba tranquilizando.

Me tiré cinco semanas en la cama de un hospital haciendo reposo absoluto. Os lo cuento aquí

En la semana 35 me quitaron la medicación, me dejaron una semana más en observación y como no me puse de parto me dieron el alta y me volvieron a remitir a mi hospital, puesto que ya podían nacer allí.




El día que me dieron el alta, nada más llegar a casa; de 36 semanas

Aún estuve una semana en casa sin ponerme de parto, fui a revisión y en monitores no me salía ni una contracción.

Pero en la ecografía vieron que a uno de los dos ya no le llegaba bien el alimento (en los gemelos que van en una placenta, esta envejece antes por tanto ya no suministra bien a los dos y hay que provocar el parto, esto suele ocurrir entre la semana 36 y 38) por lo que decicidiron provocarme el parto al día siguiente.

Finalmente mis hijos nacieron en la semana 36+6, muy sanos y fuertes y yo volvería a pasar una y mil veces por todo lo que pasé con tal de que ellos nacieran así de bien. 

Cómo veis en estos casos nada es predecible, cada cuerpo responde de una manera; los médicos intentan predecir la Amenaza de Parto Prematuro midiendo el cuello del útero, pero tal y como me dijo una ginecóloga : "al final los años de experiencia les demuestra que no pueden hacer cábalas porque nunca van a saber como va a reaccionar el cuerpo"

Por tanto mi humilde consejo, en caso de que estes pasando por esto, es que intentes estar tranquila, hagas reposo, bebas mucha agua y sobretodo que confíes en ti misma. Y para que la espera no se haga tan larga intenta ponerte pequeños objetivos; por ejemplo: "llegar a la siguiente revisión con la ginecóloga, llegar a la semana X", etc,...

Este es un tema que da para mucho, he intentado abreviar para que no se hiciera muy enfarragoso, pero si quereis comentar alguna cosa más aquí estaré para hablar del tema e incluso no descarto redactar futuros posts para profundizar en cuestiones que he pasado por encima.

jueves, 29 de junio de 2017

Crónica 10K Benicassim

El sábado pasado, tras más de un año sin asistir a ninguna carrera debido al embarazo, por fin me volví a colgar un dorsal. Era una 10k en las playas de Benicásim.

Unos minutos antes de empezar la carrera con mis peques

Cuando me inscribí mi intención era hacer una buena marca (normalmente siempre lo es cuando nos inscribimos), pero justo tres semanas antes de la carrera hice un parón y estuve casi dos semanas sin entrenar; es lo que pasa cuando tus hijos se resfrian, están con fiebre y no duermes cómo toca de noche.

Cuando volví ya había llegado este calor sofocante así que mis entrenamientos a dos semanas de la carrera fueron muy flojos.

Por ello decidí que lo importante era ir a disfrutar de la carrera, ya que tenía unas ganas locas de colgarme por fin un dorsal y no quería ir toda la carrera padeciendo, cómo me ha pasado muchas veces.

El objetivo estaba claro: mucha cabeza, y ser prudente por lo menos los 5 primeros kilómetros, porque además de que no estaba físicamente en mi mejor momento había que sumarle el calor asfixiante a las 18:30h de la tarde de un 24 de junio. 
Así que, por primera vez en una carrera, empecé tranquila y a ritmo ligero.

La carrera consistía de un recorrido de cinco kilómetros al que le dábamos dos vueltas.

Al llegar al kilómetro 1,5 empezábamos a ir de subida y como veía a lo lejos que era una subida larga empecé a bajar un pelín el ritmo, aunque no mucho porque ya iba tranquila, la pendiente duró hasta el kilómetro 3 y la pude llevar bastante bien, además luego venía un kilómetro de bajada donde pude recuperar el tiempo perdido.

Llegué al kilómetro 5 encontrándome bastante bien y lo había hecho en 00:31:30

En la mitad del recorrido

Pensé: "Voy bien, ese minuto y medio lo puedo sacar en la segunda vuelta y terminar en unos 60 minutos, por tanto puedo hacer mi mejor marca desde mi incorporación después del parto.

Pero claro, llegó el kilómetro 5,5 y empezábamos otra vez a ir de subida hasta el kilómetro 7, volví a perder tiempo y esta vez la pendiente ya me dejó algo tocada y luego no pude recuperar todo lo que me hubiera gustado, además en ese momento nos daba mucho el sol y estaba apretando de lo lindo, mucha gente paraba a andar y otros incluso abandonaban.

Gracias a que al principio de la carrera me reservé bastante pude seguir, y terminar la carrera sin sufrir demasiado. Finalmente, la hice en 1:01:30


Cómo veis, no pude sacar ese minuto y medio; aún así terminé muy contenta porque supe administrarme y por ello pude disfrutar de la carrera, no hice el tiempo deseado, pero me quedé a muy poquito (lo hubiera conseguido si las condiciones hubieran sido un poco más favorables) y además me di cuenta que no había perdido tanta forma física como pensaba.

Todo esto hizo que me fuera de allí muy motivada y con muchas ganas de seguir entrenando e inscribirme a carreras.

También creo que me ayudó el hecho de que al ir sin expectativas no estaba nerviosa, lo que me permitió saber gestionarme mejor.

Como véis en esto del running también es muy importante entrenar un poco la "cabecita", que nos puede jugar malas pasadas, y os lo dice una que normalmente siempre se pone muy nerviosa antes de las carreras y las termina corriendo mal. Creo que el sábado por primera vez, corrí bien una carrera.

Así que otra cosa que me llevo de la experiencia vivida el sábado es que este deporte aún tiene mucho por enseñarme.