martes, 1 de agosto de 2017

Ir con gemelos a la playa y no morir en el intento

Desde el verano pasado cuando mis hijos tenían un mes de vida ya todo el mundo me estaba avisando de lo complicado y la locura que sería tener que ir con gemelos a la playa:"Que si cuanto trasto, que si con los dos me volveré loca..." En fin, esa manía que tiene la gente de opinar de todo...

Pues bien, pasó un año y llegó el momento de ir a la playa y tras haber ido ya cuatro o cinco veces con ellos me encuentro en posición de decir: "Que vale, no es lo más cómodo del mundo, pero es muy factible y que no es ninguna locura"

Además si tenemos en cuenta que con dos bebés de 13 meses, que no andan aún, que se distraen con las cosas con un periodo de tiempo demasiado corto, y que con estos calores no sabes muchas veces muy bien donde meterte, la playa es una buena opción.




También tengo que decir que tenemos la suerte de que mis padres tienen una casa de verano con piscina, allí están al aire libre, se lo pasan muy bien y para nosotros es lo más cómodo.

Aún así también nos gusta ir a la playa porque es diferente para ellos, además cuando vamos se les nota que les gusta y lo disfrutan. ¿Porque les vamos a privar de ello solo porque para nosotros no sea cómodo? Además al estar agusto se relajan, y no se pasan media tarde quejándose, y por consiguiente los padres también estamos más relajados. 

 
Así es como nos organizamos:


Vivimos a unos 3 kilómetros de la playa, así que nos dejamos el carro en casa y vamos con coche, lo dejamos en la zona de aparcamientos y vamos con los niños en brazos hasta la orilla de la playa, llevar el carro y que se pringue todo de arena es una opción que ni me planteo.

Llévamos dos bolsas, así que yo llevo un niño y una bolsa y mi marido más de lo mismo.

Qué llévamos en las bolsas de la playa:

  • 4 toallas, una para cada uno.
  • Una botellita de agua para cada niño y una grande para nosotros. 
  • Una bolsa de aseo con peine, la protección solar de los niños y la nuestra. Mis hijos tiene piel atópica y la protección que estoy usando para ellos es "Protextrem. Atopic Kids" Me la recomendaron en la farmacia y me está gustando mucho. Estoy usando el formato de crema pero también está disponible en spray y cuando se me termine esta la probaré.  
  • Gorrita para los niños 
  • Una bolsa con pantalón y camiseta limpia para cambiarlos al volver, pañales y toallitas.
  • Monedero con llaves, cartera, móviles y gafas de sol.

Pues sí, todo esto y nada mas es lo que llevamos



El primer día que fuimos también llevé una bolsa a parte con cubos y paletas para que jugaran los niños, pero una vez allí vi que pasaban de ellas, que preferían jugar con la arena, las piedras y el agua y que no hacían caso de los juguetes, así que los he guardado para el año que viene, y de momento un trasto menos.

Nunca he tenido costumbre de llevarme a la playa hamacas, ni esterillas, siempre he extendido la toalla en la arena y ya está. Así que este año aún menos.

Tampoco he llevado nunca sombrilla y este año tampoco, pero siempre vamos a partir de las 17:30h cuando los niños ya han merendado.

Eso sí, bien cubiertos de protección solar y la gorrita y la camiseta solo se la quito el rato que estan dentro del agua. Hay que tener mucho cuidado con el sol y evitar las horas centrales del día, y más con los niños.

Bien, reconozco que al tener la playa cerca de casa solo vamos un ratito y por tanto te evitas llevar comidas, sombrillas (que en ese caso sí que sería necesario), y un sinfín de cosas más.

El año que viene cuando sean más mayores y salgamos más sí que iremos a pasar el día en el pinar de la playa, pero ese será otro cantar que ya os contaré para entonces.

Lo que más me resulta engorroso de ir a la playa con los niños es el momento de volver a casa y tener que quitarnos una parte considerable de arena para evitar llenar el coche demasiado de esta, ese sí que reconozco que es un momento un poco caótico.

Cuando publiqué este post creía haber encontrado la solución a este problema: La playa de piedras. Llegamos a ella un día un poco por casualidad y la verdad que aunque siempre he sido reacia a este tipo de playa y en principio no estaba muy convencida, para mi sorpresa estuvimos muy agusto tanto los niños, como mi marido y yo.


Además la vuelta a casa sin apenas arena fue muy cómodo.


Quedé en un principio tan contenta de la playa de piedras que además de decidir que el resto del verano iríamos a ella, me lancé a escribir este post contando que era la mejor del mundo, pero ciertamente me precipité y ahora me toca modificarlo.

Volvimos una segunda vez y esta vez ya no fue lo mismo, no se si porque en la zona donde nos pusimos esta vez las piedras estaban colocadas diferente o eran más grandes pero fue muchísimo más incómodo andar por ellas y además lo que me decidió a no volver a ella fue que vi muy peligroso ir con los niños en brazos descalza para entrar al agua, no iba nada segura andando.


Así que decidimos volver a la playa de arena. Sí, es mucho más sucia pero los niños se desplazan mejor, nosotros también y para volver a casa, con paciencia nos quitamos toda la arena que podemos.

Cuando finalice el verano pasaremos la aspiradora por todo los rincones del coche y listo.

¿Y vovotros vais a la playa con los peques? ¿Cuales son vuestros trucos para poder hacerlo lo más llevadero posible?

No hay comentarios:

Publicar un comentario