Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

jueves, 29 de junio de 2017

Crónica 10K Benicassim

El sábado pasado, tras más de un año sin asistir a ninguna carrera debido al embarazo, por fin me volví a colgar un dorsal. Era una 10k en las playas de Benicásim.

Unos minutos antes de empezar la carrera con mis peques

Cuando me inscribí mi intención era hacer una buena marca (normalmente siempre lo es cuando nos inscribimos), pero justo tres semanas antes de la carrera hice un parón y estuve casi dos semanas sin entrenar; es lo que pasa cuando tus hijos se resfrian, están con fiebre y no duermes cómo toca de noche.

Cuando volví ya había llegado este calor sofocante así que mis entrenamientos a dos semanas de la carrera fueron muy flojos.

Por ello decidí que lo importante era ir a disfrutar de la carrera, ya que tenía unas ganas locas de colgarme por fin un dorsal y no quería ir toda la carrera padeciendo, cómo me ha pasado muchas veces.

El objetivo estaba claro: mucha cabeza, y ser prudente por lo menos los 5 primeros kilómetros, porque además de que no estaba físicamente en mi mejor momento había que sumarle el calor asfixiante a las 18:30h de la tarde de un 24 de junio. 
Así que, por primera vez en una carrera, empecé tranquila y a ritmo ligero.

La carrera consistía de un recorrido de cinco kilómetros al que le dábamos dos vueltas.

Al llegar al kilómetro 1,5 empezábamos a ir de subida y como veía a lo lejos que era una subida larga empecé a bajar un pelín el ritmo, aunque no mucho porque ya iba tranquila, la pendiente duró hasta el kilómetro 3 y la pude llevar bastante bien, además luego venía un kilómetro de bajada donde pude recuperar el tiempo perdido.

Llegué al kilómetro 5 encontrándome bastante bien y lo había hecho en 00:31:30


En la mitad del recorrido

Pensé: "Voy bien, ese minuto y medio lo puedo sacar en la segunda vuelta y terminar en unos 60 minutos, por tanto puedo hacer mi mejor marca desde mi incorporación después del parto.

Pero claro, llegó el kilómetro 5,5 y empezábamos otra vez a ir de subida hasta el kilómetro 7, volví a perder tiempo y esta vez la pendiente ya me dejó algo tocada y luego no pude recuperar todo lo que me hubiera gustado, además en ese momento nos daba mucho el sol y estaba apretando de lo lindo, mucha gente paraba a andar y otros incluso abandonaban.

Gracias a que al principio de la carrera me reservé bastante pude seguir, y terminar la carrera sin sufrir demasiado. Finalmente, la hice en 1:01:30


Cómo veis, no pude sacar ese minuto y medio; aún así terminé muy contenta porque supe administrarme y por ello pude disfrutar de la carrera, no hice el tiempo deseado, pero me quedé a muy poquito (lo hubiera conseguido si las condiciones hubieran sido un poco más favorables) y además me di cuenta que no había perdido tanta forma física como pensaba.

Todo esto hizo que me fuera de allí muy motivada y con muchas ganas de seguir entrenando e inscribirme a carreras.

También creo que me ayudó el hecho de que al ir sin expectativas no estaba nerviosa, lo que me permitió saber gestionarme mejor.

Como véis en esto del running también es muy importante entrenar un poco la "cabecita", que nos puede jugar malas pasadas, y os lo dice una que normalmente siempre se pone muy nerviosa antes de las carreras y las termina corriendo mal. Creo que el sábado por primera vez, corrí bien una carrera.

Así que otra cosa que me llevo de la experiencia vivida el sábado es que este deporte aún tiene mucho por enseñarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario